Maria Fulô

¡Hola!


Soy Noca, las manos detrás de Maria Fulô. Soy brasilera y vivo en Argentina hace 15 años. Vivo en CABA con mi marido, mis 3 hijos y dos gatas.



Cuando tenía unos 6 años, aprendí a coser sola las ropas de mis muñecas. Con unos 8 años, una tia-abuela me enseñó crochet y tejido y aprendi a bordar con punch needle (ahi la llamaban bordado ruso) porque un señor vendía kits en las escuelas (cosas que pasaban antes de internet!), y bordaba las telas cuadriculadas. Cuando tenía 11 años una amiga chinesa me enseñó punto cruz ultra prolijo... y después mi mamá me enseñó algunas puntadas de bordado libre y decidí aprender a coser a maquina para armar cosas con lo que bordaba. Como soy de pueblo chico y previo al boom de internet, siempre fui medio autodidacta, y amo experimentar con distintos materiales. A veces pasada la curiosidad, eso ya no incorporo a mis prácticas.


Maria Fulô empezó cuando todavía vivía en Brasil. Soy de Bahia, que queda en la región Nordeste, y este nombre es muy común allá, y inspira una idea de aspectos de la cultura de esa región. Telas coloridas, el amarillo, canastos, objetos de madera y esa impronta de las ferias populares es algo que me atraviesa y que muchas veces estuvo y está presente en las cosas que hago. "Fulô" es como "flor" en la cultura nordestina antigua, inclusive aparece en muchas músicas el termino "fulorar", de florescer.


Creo que el primer objeto que hice fue una muñequita de tela por encargo, para una exposición de arte de niños, que tenía que hacer a medida para un sombrero. O cuando era nena, que intenté vender pulseritas en la plaza frente a mi casa... Acá en Argentina empecé haciendo muñecos y objetos para decoración y para bebes, como toallones, almohadones, repasadores, usando el patchwork, bordado, pintura sobre tela, apliqué... En su momento compartí ese recurrido con una amiga y participamos en la Feria Puro Diseño, con una colección de objetos hechos con telas teñidas, como almohadones, caminos de mesa, servilletas y muñecos. Después tuve una enfermedad que me hizo cambiar todo y renuncié al trabajo y pasé a dedicarme solo a eso, y abrí el primer espacio, en 2015 (ahora ya voy por el tercero). Ahí también vendía productos de otrxs artesanxs y artistas y recibí gente hermosa para dar talleres. El bordado pasó a ser el elemento central desde ese momento y empecé con clases intensivas y por pedido de lxs alumnxs pasé también a hacer clases regulares.


Amo dar clases y es mi principal foco, pero las clases se complican cuando estás en cuarentena con nenes chicos. Así que ahora, por el COVID, volví a dedicarme a la venta de productos, como siempre en pequeña escala y "hecho a mano para vos" (la frase que siempre acompañó la marca).


El año pasado saqué un libro de bordado llamado Herbario Bordado - Argentina, hecho a pulmón y corazón (y muchas madrugadas sin dormir), pensando en cada detalle y uniendo dos pasiones: los libros y el bordado.


También estoy cursando un doctorado en donde investigo el bordado, por todas las cuestiones que me fue generando aproximarme a esa práctica.


Si queres acompañamiento en algún proyecto textil, aprender a bordar o a coser, sacar un libro y no sabes por donde empezar... me contactas y coordinamos para hablar.

Y si no llegaste acá a través de mi Instagram, te invito a conocerlo en @mariafuloh.


Por cualquier consulta, podes escribirme a holamariafulo@gmail.com.


Un beso!

Noca

Mi carrito